Alimento seco o húmedo para perros: ¿cuál es mejor?

Al elegir el alimento idóneo para su perro, lo primero que debe considerar es el contenido nutricional. Del mismo modo que usted no se siente bien si se alimenta de basura durante una semana, su perro no estará en perfecto estado si escatima en su alimentación.

El segundo aspecto que se puede ver al comprar un alimento para perros que se compara con las croquetas secas con el alimento húmedo, las croquetas secas presenta algunas ventajas clave. Estas son las razones:

Mejoran la salud dental porque su textura crujiente ayuda a eliminar la placa. Además, todas las fórmulas Eukanuba Adulto, Control de peso, Maduro y Senior incluyen 3D DentadefenseTM, un componente especial que reduce la acumulación de sarro hasta en un 80%.*

Son fáciles de almacenar y no necesitan refrigeración.

Son más higiénicas, sobre todo en los meses de verano.

Si utiliza un producto de alta calidad con mucha energía, su perro necesitará menos alimento, por lo que le resultará más rentable en el día a día.
Ayudan a formar heces pequeñas y sólidas

Vacunas obligatorias perros: ¿Cuáles son y cuándo ponerlas?

La vacunación frente a las principales enfermedades infecciosas es la mejor prevención. Las vacunas para perros pueden clasificarse en obligatorias y opcionales, aunque esto puede variar en función de la localización geográfica. Es importante un buen estado de salud del perro y un sistema inmunológico maduro.

Introducción
Los cachorros se suelen vacunar a partir de las 12 semanas o incluso antes. Normalmente, cuando se compra un cachorro, se suele entregar con la cartilla sanitaria y al menos la primera dosis de vacuna. Un cachorro que no esté vacunado no debe tener contacto alguno con otros perros, para evitar el contagio de infecciones. En función de la raza, área geográfica en la que vivimos, utilidad del perro (compañía, concursos de belleza, etc), variará el tipo de vacuna.
Por otra parte, tras vacunas de perros se ha descrito una disminución de la inmunidad celular mediada por células T y un estado transitorio de inmunodepresión. A pesar de esto, se siguen vacunando perros con vacunas polivalentes vivas y en general no ocurren enfermedades graves. Esto se apoya en datos aportados por un estudio realizado de sistema inmunitario y vacunas, ya que la respuesta a la vacunación parece que sólo crea un estado de alteración de la homeostasis cuando se demanda una protección a partir de inmunidad celular y humoral. Por ello se deben aplicar las vacunas en animales completamente sanos y seguir estrictamente las recomendaciones.

Calendario de vacunación en perros
Las vacunas obligatorias en perros protegen contra virus del moquillo canino y parvovirus y rabia. Las vacunas opcionales protegen frente a leptospirosis, parainfluenza, tos de las perreras causadas por bordetella, enfermedad de Lyme y coronavirus. La vacunación contra la leishmaniosis también es opcional.
Una vacuna que es opcional en un país, puede ser obligatoria en otro en el que la enfermedad sea común.
Este es el calendario básico de vacunas para perros en España:

A las 6 semanas: Primovacunación o primera vacuna.

  • A las 8 semanas: Polivalente.
  • A las 12 semanas: Recordatorio de la Polivalente.
  • A las 16 semanas: Rabia.
  • Anualmente: Recordatorio de la Polivalente y de la Rabia.

Las vacunas más comunes son la trivalente, la tetravalente o bien la polivalente. La vacuna trivalente generalmente contiene las vacunas contra el moquillo canino, la hepatitis infecciosa canina y la leptospirosis. La vacunatetravalente contiene lo mismo que la trivalente y se añade la vacuna contra la parvovirosis canina. La vacuna polivalente más básica, además de llevar lo que contienen las anteriores, también cuenta con la vacuna contra la tos de las perreras y contra el coronavirus canino.

Vacunas para perros, ¿Contra que protegen?

Las vacunas polivalentes más usadas son:

  • Pentavalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), parvovirus y parainfluenza.
  • Hexavalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), 2 cepas causantes de leptospirosis y parvovirus.
  • Octovalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), 2 cepas causantes de leptospirosis, parvovirus, parainfluenza y coronavirus.

En el caso del parvovirus el problema es que 1-2 semanas a partir de las 6 semanas, la inmunidad maternal todavía es lo suficientemente potente como para inactivar estas vacunas, pero es incapaz de proteger de manera efectiva frente a la infección por el parvovirus. De ahí surge la especial necesidad de proteger a los cachorros mediante otras estrategias, como por ejemplo la inmunonutrición pues los cachorros, debido a la inmadurez de su sistema inmune tienen necesidades dietéticas especiales.
En cuanto a la rabia, las vacunas en perros hacen que el animal cree una respuesta inmunológica contra el virus. El perro está protegido a los 14 días tras la inyección de la vacuna. Si ha sido administrada correctamente su efectividad es del 100%. La primera administración de la vacuna tiene duración de 1 año. Vacunar cachorros de menos de 12 semanas de edad no es efectivo, ya que los anticuerpos maternos contrarrestan el efecto.

El estres animal como reconocerlo y prevenirlo

El estrés se considera una enfermedad de la sociedad moderna. Nuestros animales no son inmunes a experimentar situaciones estresantes que, por otro lado, pueden ser previstas y evitadas antes que se transformen en algo más serio.

Frente a cualquier situación estresante, lo primero es reconocerla para poner en marcha medidas que puedan eliminar los factores determinantes de estrés. Desgraciadamente no siempre es fácil comprender cuales pueden ser las situaciones estresantes para nuestros animales, así que en muchos casos se llega a casos extremos en los cuales el animal desarrolla una verdadera patología en respuesta a estrés prolongado o intenso.

El temperamento individual juega un papel fundamental en la forma que tiene el animal de entender el ambiente que lo rodea y nos llevan a pensar que cada sujeto debe ser considerado en su individualidad, aunque hay puntos comunes. Por ejemplo sabemos cuales son las situaciones que potencialmente pueden crear estrés en un animal porque las hemos experimentado: cuando el dueño se ausenta o cuando se quiere poner el animal en un transportín. Frente a estas situaciones el animal puede reaccionar con miedo y, según su temperamento, reaccionar con agresividad o impotencia, por ejemplo vaciando sus glándulas anales.

Situaciones estresantes más comunes en los perros:
Adopción, Adaptación a una nueva casa o ambiente, Quedarse solo en casa, Adiestramiento, Ausencia de un miembro de la familia, Nuevos miembros en la familia, Ruidos, Viajar, Estancia en residencias/pensionados, Recuperación, Hospitalización

¿Como reconocerlo? – Síntomas de estrés:
En situaciones de estrés agudo, el animal presentará síntomas evidentes y muy reconocibles como: Babeo excesivo (esto es debido a un exceso de saliva), Jadeo, Lamerse los labios, Inquietud, Ansiedad, Temblor, Arcadas,Vómito

Conductas más complejas de tipo compulsivo o estereotipias, pueden presentarse a causa de un ambiente poco adecuado a las necesidades del animal o en situaciones particulares que el animal experimenta en la familia y en las cuales no tiene control. En principio el animal mostrará las denominadas “conductas de desplazamiento”, es decir mostrará su indecisión en una situación rascándose o dando vueltas sobre si mismo, mientras si la situación se repite en el tiempo desarrollará problemas más serios como:
Lamerse compulsivamente sobre todo las extremidades anteriores y siempre en el mismo punto desarrollando heridas o úlceras (la llamada dermatitis acral por lamido); Morderse el rabo dando vueltas sobre si mismo; Cazar moscas, es decir mirar en un punto intentando morder algo en el aire o perseguir luces o reflejos; Agresividad y agresiones hacia si mismo u objetos; Síndrome del animal enjaulado, es decir cumplir siempre el mismo movimiento en animales confinados en jaulas, como por ejemplo en perreras, caminando de un lado a otro de la jaula; Vocalizaciones.

¿Por qué es importante combatir el estrés?
Un estrés intenso o prolongado en el tiempo puede tener efectos importantes en el carácter y en la fisiología del animal y hacer que el dueño tenga que empezar terapias específicas que devuelvan al animal el equilibrio perdido. En muchos casos las terapias son de difícil implantación y el pronóstico también es incierto. Además de conductas inapropiadas, y, en algunos casos, compulsivas, el estrés tiene importantes repercusiones orgánicas debidas a la liberación de hormonas específicas del estrés, y una serie de cambios de conducta. “Estos cambios incluyen un aumento de la frecuencia de micción, en la conducta de acicalamiento y en la actividad locomotora, así como una mayor incidencia de coprofagía (comer heces). Además, los perros sometidos a estrés crónico parecer reaccionar con una mayor agresividad cuando se enfrentan a un estrés agudo” . (Manteca 2.003) El estrés “compromete el crecimiento, el sistema inmunológico, la capacidad de aprendizaje y la memoria, así como la capacidad de responder al dolor y el ciclo sueño- vigilia” (Álvarez, 2007).
Su veterinario siempre puede dar una recomendación adecuada en cada cituacion individual para su mascotas.

Centro veterinario DOCVET